Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers

HOLA, ME LLAMO AJO…¡Y SOY KEEPFITERA!

Finales de 2019:  por fin saben lo que me pasa… tengo la enfermedad de Crohn, ya decía yo que los dolores abdominales aquellos no eran normales.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica, de las denominadas autoinmunes; ¿quién me iba a decir a mí, que yo iba a ser mi peor enemiga?.

 Después de haber estado con 5 fármacos diferentes, entre ellos cortisona, se me sumaba otro gran reto, dejar de fumar, con la ansiedad que eso implicaba. La subida de peso era inevitable y como guinda del pastel: la pandemia. Tomo inmunosupresores y soy grupo de riesgo…¡ahora que todo estaba mejorando!.

Pues sí, con las tonterías llegué a pesar 57 kg, que igual no parece mucho, pero con mi constitución yo nunca había pasado de 55 kg.

María, mi instructora desde hace más de 20 años en el Florida Gym (Vigo), me contaba, para motivarme, que hacía directos y subía mucho contenido a las RRSS con su media naranja (Juan) y ahí empecé a engancharme.

Después Juanillo y María abrieron la página https://keep-fit.es/, y como no podía volver, por el momento al gym, me monté el salón keepfitero en casa.

Las rutinas de keep fit me estaban enamorando. Desde que empecé a coquetear con  keep fit, hago unos 50-60 min de rutina cada día. Tengo que confesar que me gustan todas las rutinas, pero, tengo debilidad absoluta por los HIITs. Poco a poco, empecé a ver que estaba más fuerte y que mi báscula y mi cinta métrica validaban la mejoría.

Estado actual: 48 kg, 15 cm perimetrales de cadera menos (mi peor zona con diferencia), ¡y unos oblicuos llenos de amor!. He bajado casi dos tallas de pantalón, llevo más de un año sin fumar, ergo, capacidad pulmonar en su mejor momento. Además, como de todo, pero muy equilibradamente.

Y aquí viene lo más importante, ¡la fiera (Crohn) está controlada!: tiene un escudo abdominal fuerte y aquí nada se inflama sin mi permiso.  ¿Dónde está aquella alma en pena siempre cansada?… pues ni idea, porque YO tengo más energía que nunca.

Solo me falta salir de una pandemia.  Pero en breve os actualizaré con buenas noticias, jajaja.

No puedo estar más agradecida a María y a Juan, a Juanillo y Monita, por todo el bien que me hacen cada día. Un día si mi Monita y sin mi Juanillo, es como un día sin comer…con ellos siempre, hasta el “FIT” del mundo.

Pues sí, lo reconozco, ¡¡¡¡SOY KEEPFITERA!!!!